LAS PERSONAS MAYORES EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA

LAS PERSONAS MAYORES EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA, SON CUIDADAS POR MUJERES MAYORITARIAMENTE

La atención informal de las personas mayores en situación de dependencia se define claramente marcada por el factor género del cuidador, de manera que, como se pone de manifiesto en todos los
estudios, las tareas del cuidado recaen, mayoritariamente, sobre las mujeres,representando el 84% del universo del cuidador. Hablamos pues, principalmente del cuidadoras, cuyo perfil predominante
es el de una mujer de mediana edad, en torno a los 53 años, que realiza labores de ama de casa, normalmente casada y que además del cuidado de su familia, se encuentra con la responsabilidad principal
de la atención a una persona mayor que presenta, mayoritariamente, una dependencia importante y con la que tiene una relación de hija (50%) o esposa o compañera (12%). Sin embargo, el colectivo de
cuidadores está compuesto también por un variado número de personas de muy diferente perfil. Se trata de un colectivo heterogéneo y en el que, por supuesto,existen varones que también desempeñan estas tareas.
No obstante, buena parte de la investigación gerontológica se ha centrado en el análisis de esa gran mayoría femenina que conforma el colectivo de cuidadores/as, de manera que sólo en un número reducido
de estos estudios, se consideran objeto de análisis las características específicas de los cuidadores varones y las posibles diferencias que el factor género pudiera producir en el desempeño del cuidado.
El desconocimiento y la escasez de resultados con una perspectiva de género puede estar introduciendo algunos sesgos a la hora de planificar intervenciones destinadas a mejorar la calidad de vida de la persona cuidadora; intervenciones que no siempre tienen encuenta las circunstancias específicas del cuidador cuando se trata de un hombre.
El estudio «Cuidadoras y cuidadores: el efecto del género en el cuidado no profesional de los mayores» indaga el perfil característico de los hombres y mujeres que están al cuidado de las personas mayores en situación de dependencia, así como las variables diferenciadoras en función del género, centrándose en lasociedad española.
El estudio viene a confirmar los resultados encontrados en investigaciones realizadas en otros países que señalan que algunas de las diferencias entre cuidadoras y cuidadores, sobre todo las relacionadas con el tipo de tareas relativas al cuidado o la responsabilidad principal sobre la persona atendida son algo menores de las esperadas. Pero sí se encuentran diferencias que se manifiestan, principalmente, en el apoyo social disponible y en las autopercepción que tienen los cuidadores y cuidadoras de la propia situación de cuidados; percepción que, junto a otras variables, influye en el proceso generador de estrés y de forma muy importante en el estado de salud y su calidad de vida.
Algunas de estas circunstancias no siempre se pueden atribuir exclusivamente al género, por ejemplo, el hecho de que las mujeres atiendan a personas de mayor edad y con niveles más severos de dependencia genera situaciones estresantes que, a su vez, favorecen la aparición de mayores problemas emocionales.
Presentamos esta investigación considerando que además de tener por sí misma un gran interés, puede contribuir a clarificar algunas de las circunstancias en que se desenvuelve la atención informal de las
personas mayores, a conocer, comprender mejor y poder aliviar la carga del cuidador y a mejorar la relación con la persona a la que prestan apoyo. Si desea profundizar sobre el cuidado a las personas mayores, puede consultar Portal Mayores
(http://www.imsersomayores.csic.es),

Sobre el autor :

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH